27.2.08

ROMA

Amanezco durmiendo en el piso de un tren que nos lleva a Roma. Marsella, Toulón, Cannes, Mónaco, Ventimiglia Hace casi dos meses que estoy viajando por Europa, todavía no estuve casi nunca sola. Llegué a Madrid con dos compañeros de viaje, ahora sigo con uno, Julio, a veces creo que estoy enamorada de él, otras veces, lo detesto...

Cada lugar tiene colores y formas diferentes, a mi derecha está el mar Mediterráneo con toda su calma y de repente un túnel negro. En el walkman zamba de mi esperanza por la Portuaria, saco la cabeza por la ventanilla... llegamos a Italia finalmente, de donde viene mi sangre... .huelo el aire, el sol brilla bien fuerte, el tren continúa bordeando el mar, imposible dormirse... todo lo que veo es nuevo, maravilloso. Viajamos en un camarote de película con asientos de pana roja y herrajes de bronce, es un coche antiguo... hermoso.

En la frontera de Francia cambiamos de tren: Ventimiglia, nos tomamos emocionados el primer capuccino italiano y conocemos las Liras. Los italianos miran fijo a los ojos. San Remo, Savona, Génova, Viareggio, Pisa, Livorno, Civitaveccia. Todos los días cambio de paisaje, cambio de horizonte, de vida, de estrategia, de destino... Las sensaciones son confusas, plenitud mezclada con vacío. Me gusta estar así.

Me siento aprender de los demás todo el tiempo... inolvidablemente flaca, bronceada. Julio,... me provoca stress y me irrito fácilmente en algunas situaciones. Pero nos queremos, nos cuidamos.

Llegamos... Roma.

En Termini, nos reconocemos verdaderos descendientes de italianos. Puedo entender el idioma.

Después de escuchar varias propuestas, conseguimos un albergo bastante barato, muy cerca de la estacíon Policlínico, la dueña es como cualquier abuela italiana. Esta vez tenemos camas separadas, pero como de costumbre escuchamos que si queremos podemos juntarlas...a mi no deja de provocarme risa, ya que nunca ...nos tocamos.

Sorpresivamente nos encontramos con la Fontana de Trevi en una piazza pequeñita contradiciendo todas mis expectativas, las fotos que vi de otros me hicieron creer que estaba rodeada de una plaza gigante, y sin embargo descubro que esta fontana es como el culo de un castillo, esta rodeada de una edificación pequeña también, antigua y con negocios bien caros.

Roma es una ciudad imponente, enloquecida, voraz. A cualquier lugar que mire hay edificios muy antiguos. No podría hablar de Roma sin hablar del deseo que me provoca. Desde la edificación hasta la gente, que se viste muy elegante, los hombres miran a las mujeres como verdaderos objetos sexuales, eso provoca la excitación constante. Julio se pone celoso, histeriquea...


continuará...


24.2.08

Hoy les hablo de mi, escribo desde los 10 años un diario, gracias al cuál escribí una novela.
Nací en Boedo, soy de San Lorenzo.
Tengo una hija que está por cumplir 9 años que es la más bella de mis creaciones.
Hace 3 años que me separé del padre.
Escribo guión de televisión también, aunque creo que no me sale bien.
Soy bastante perceptiva y sensible. Una chica que escribe...
Trabajo de recepcionista, pero soy escritora.


El próximo post creo que será el cuento de un viaje, pero quise contar algo para que sepan quién soy.

besos!

19.2.08

te busco.com (cap final)

Fer busca cds por el comedor, pregunta:

-te gusta Queen?

-si claro

-tengo varios cds porque como me pasé todo a mp3 tengo bocha de cds, querés llevarte?

-bueno, dale.

Vuelve el pibe con una, dos bolsas negras enormes y empieza a nombrarle temas y cantantes y todo lo que se va a llevar, 65 cds, ella lo mira no lo puede creer, por primera vez sonríe.

Le cuenta que su esposa está de 8 meses ya, que es un varón.

-nunca me dijiste que eras casado, ni con hija ni con mujer embarazada.

-si que te dije, no te acordás, te acompaño abajo porque en un rato llega Nati con la camioneta.

-bueno, vamos si.

Le abre la puerta y la saluda como a cualquier clienta de sistemas.

-el 160 pasa por la otra cuadra.

-gracias, chau.

Paula camina con una bolsa en cada mano, hace mucho frío. No sabe qué sentir.

Sentada en el colectivo se acuerda del viaje de ida, se le caen un par de lágrimas mientras mira por la ventanilla del asiento de uno, casi al fondo.

Por un rato se siente horrible, el viaje es largo de vuelta. Baja en palermo para tomar el subte sigue cargando con las bolsas, está seria, todavía no sabe qué le pasa, las imágenes le vuelven a la cabeza, pero las que mas duelen son las del viaje de ida, el sentimiento que extraña es el del viaje de ida.

Cuando me lo contó lloraba

-pero si no pasó nada grave, al contrario tuviste suerte boluda!, podrían haberte matado, cómo no me avisaste siquiera?

-qué se yo me dio vergüenza

-conmigo? No te puedo creer Pau

-no sé…

-nunca tuviste la fantasía de la prostituta?

Sonríe, -si

-bueno puta! la cumpliste, te ganaste 65 cds!!!!

Nos reímos…

Las mujeres casi siempre terminamos riéndonos.

fin

18.2.08

ya sé que estoy atrasada con la entrega del final del cuento, sepan disculpar....
pronto llega!!!!!!!!
besos a todos los que pasen!!!!!!!!!!!!!!!

9.2.08

te busco.com (cap 2)

Se acerca alguien grandote, rubión, viene hacia ella con sonrisa de ganador, - hola, ¿Paula?,

-si, hola.

Se dan un beso él propone enseguida ir a su casa que es cerca, trajo el auto, hace frío. Paula piensa que no puede ser él, son esos ojos, pero es un patovica, si, usa náuticos, no sabe, titubea, es su primera cita a ciegas, ¿a su casa? –bueno, dice, -¿me invitás a tomar un café? –claro, contesta él mientras sigue sonriendo.

En el auto pone el cd de Arjona, el que le grabó para ella, compra tic-tac y le ofrece una, ella no quiere, pero sabe que desp de un chicle o un tic-tac viene un beso, eso se lo contaron, ella no sabe qué sentir, es muy grandote…

Suben en el ascensor, se miran, todavía no encuentra en ese desconocido una pizca del Fer que le mandaba poesías de Neruda con musiquita de fondo.

Entran por la puerta de servicio a la cocina de su departamento, se sacan los abrigos y lo descubre muy grande, muy patova, no le gusta. El no para de hacer una sonrisa falsa, hablan boludeces mientras le prepara un café, ella lo toma sentadita en ese comedor diario clase media con fotos de una nena en la pared,

-¿es tu hija?

-si, Nati, tiene 5, es mi amor, duerme siempre con nosotros.

-ah ¿sos casado?

-claro, si te dije, ahora está en la escuela, vuelve tres y media, esperamos otro, está de ocho mi mujer.

-¿eso también me lo dijiste?

-si te lo dije… además qué importa, es un detalle.

El reloj de la pared dice que son las dos de la tarde. Paula termina su café, lo mira y no sabe bien qué decir, pide permiso y pasa al baño, con florcitas, con perfumes de mujer, con el desodorante adidas que él le dijo que usaba, con patitos de goma, y mientras se baja la tanguita nueva que compró para la ocasión piensa que quiere irse, que es una locura estar en la casa de un desconocido, y si viene la esposa? y si vienen más? y si me mata? El miedo también produce adrenalina, piensa que mejor se va.

Otra vez en la cocina él ya se sacó la camisa, se bajó el pantalón y muestra unos músculos deformes junto con slips descoloridos, la agarra de los hombros, la apoya contra la pared del reloj, frente a ella las fotos de Nati

–bueno, ¿me vas a hacer todo lo que me dijiste por chat?

-no sé ¿te parece?, intenta una sonrisa.

-claro que me parece porque me calentabas mucho.

Al mismo tiempo le aprieta sus brazos con fuerza, no puede zafarse, miedo, descubre que algo de eso también la excita, aunque solo un poco, ese vértigo…

Empieza a besarla por el cuello y con una mano ya le toca una teta, muy pronto baja la otra para colarla por su pantalón. Paula se concentra en las fotitos de la pared y se deja hacer, él le dice cosas sucias, va rápido, pero claro, una hora de viaje en bondi fantaseando la humedecieron suficiente como para que él crea que fueron sus manos.

Acá estoy… y piensa que cuanto más rápido se termine mejor, no quiere pensar, que esto se termine es la única idea.

La gira sobre la mesa la violenta boca abajo, le baja el pantalón hasta las rodillas y sin sacarle la tanguita se la mete por atrás, mejor no verlo, por suerte como dice el mito, patovica la tiene chica y casi no se siente, sabe cómo hacer para que sea pronto, improvisa jadeos que se sabe de memoria, la respiración de él se agita y balbucea chanchadas, seguro que a la embarazada no le puede decir puta!, mi putita!, para eso estoy yo piensa, solo es un polvo, ya termina, ya termina, sí, acaba rápido como era previsible.

El huye al baño, Paula se sube la tanguita atigrada, no necesita ni lavarse.

Continuará…