19.7.08

aprendizaje (borrador cuento)

No puedo no escribir el deseo, no puedo no desear besos y brazos.

El camina lento, yo siempre tengo algo que hacer, no puedo ser otra, soy esta y no me acostumbro. Y el momento que cuento se va y soy yo la que tengo que besarlo, pero lo muerdo porque quiero quedarme con un poco de su boca.

Solo veo sus ojos que me miran, pero nunca me ve, recuerdo el calor, pero hace frio en Munich y hace silencio, solo el timbre prolijo de alguna bici que pasa y la llovizna incesante que se mezcla con alguna lágrima que se me cae entre las palabras que intento decir, él no me oye porque el frío congela las palabras antes de que lleguen a sus oídos. Solo necesita meterse en mi cama, piensa que me alcanza, pero no, la satisfacción no es del cuerpo, ocupa un espacio mayor.

Y caminar esta ciudad duele en cada músculo como si fuera la primera vez, cada vez como si fuera la primera, pero no lo es… y llueven mensajes de texto que me recuerdan la comunicación. Quisiera no saber lo que ya sé para volver a creer, estoy triste de futuro y odio fumar.

Si fuera verano sería mas feliz, no tendría vergüenza, parece que ahora todo me da vergüenza, como a los 15, como si no hubiera aprendido nada.

Nos acostamos y hablo en presente y corro así con las palabras veloces. Me apuro y me desconcentro y la llovizna que no para…

El no me mira a mi, mira mi cuerpo y como nunca tengo pudor de sus ojos y hablo, quiero hablar.

La insatisfacción hecha cuerpo. No es sexual, beso y brazos, y me transformo en maquinaria de placer por un beso y brazo, que encima no me alcanza.

La diferencia de tiempo y espacio, mi boca, tu boca. Así no puedo dormir porque está tu cuerpo acá al lado, calor-frío.

¡No es sexo lo que quiero pelotudo!

Vos dormís y yo solo quiero llorar, ser otra persona.

Dejar de creer en las palabras, desnudarme en la llovizna helada para después si volver a sentir el calor, tal vez así…

Las palabras salen solas, como escupidas, y no me sale enhebrarlas en un cuento o relato coherente. Angustia.

Bailar y que me beses, beso brazo, beso, brazo y bailar rock and roll toda la noche, donde nadie nos conoce, y que me beses, que me comas a besos… creo que eso podría hacerme feliz.

Mejor me duermo… lo intento pero vienen las palabras a molestarme para que las escriba, solo ahí después de llenar el maldito cuaderno puedo tal vez descansar, sino una pasta y ya, chau, offline!

Vicio, droga, parche en el cuore, offline!

Durmiendo a mi lado, offline, sola.

¡Qué ciudad de mierda Munich!