29.12.09

Hace mucho que no publico nada porque me estoy dedicando a escribir una novela.


Se termina el año... quiero publicarla el año que viene... espero muchas cosas para el año que viene... espero seguir escribiendo.


Es lo que más me gusta hacer además de coger.





¡feliz 2010 para todos mis amados lectores!





13.12.09

en vista de los acontecimientos recientes...

RENUNCIA INMEDIATA DE ABEL POSSE AL MINISTERIO DE EDUCACION DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Quienes trabajamos en el ámbito de la educación queremos expresar nuestro más enérgico y contundente repudio a la designación de Abel Posse como ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. La decisión tomada por Mauricio Macri coloca al frente de la cartera educativa a un personaje que ha desplegado de manera extendida concepciones antidemocráticas y fascistas, que se vuelven aún más trágicamente dramáticas cuando quien las sostiene no es solamente un ciudadano común sino el funcionario que debería asegurar la plena vigencia del derecho a la educación de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

No se trata sólo de que el designado ministro tenga nulo conocimiento del área para la que fue convocado. Se trata de que Posse reivindica el accionar genocida de la última dictadura, cuestionando los juicios a los represores y la transmisión de la memoria sobre el pasado reciente a las nuevas generaciones, una tarea pedagógica fundamental de toda sociedad democrática. Se trata de que Posse propone profundizar el accionar represivo sobre los y las docentes que realizan huelgas en reclamo por mejores condiciones de trabajo, y sobre los niños, niñas y jóvenes en quienes –afirma- la entidad "asesino" prevalece sobre "la edad biológica". Se trata de que Posse sostiene concepciones contrarias a la igualdad de género, afirmando supuestas limitaciones obvias de las mujeres. Estas y otras afirmaciones ignoran cuestiones sociales y político-pedagó gicas elementales del área que Posse ha asumido, expresan posiciones inaceptables acerca de los sujetos hacia quienes debe dirigir su accionar, y suscitan alarma ante la concepción de política educativa que pone de manifiesto el Gobierno de la Ciudad con esta designación. Porque, seamos claros: no es una "nueva equivocación" de Macri, ni es una decisión aislada.

Posse no puede ni debe ser ministro de educación porque criminaliza a los estudiantes, a los docentes que se movilizan, a la lucha por la vigencia y ampliación de los derechos humanos, a los sujetos en condiciones de pobreza y desocupados. Los abajo firmantes creemos que la educación supone siempre una tarea orientada a la construcción de sociedades más plurales, democráticas, igualitarias y justas, y resulta un derecho cuya plena vigencia y promoción requiere de un compromiso político y pedagógico irrenunciable para con nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes. En este sentido, las decisiones políticas de la Ciudad y por ende, la designación de Posse resultan absolutamente inaceptables para cualquier sociedad que se proponga promover y extender el alcance de dicho derecho y combatir la exclusión y la discriminació n.

Por ello, nos sumamos a otras expresiones y acciones de rechazo y convocamos al conjunto de la comunidad educativa, gremios docentes y demás organizaciones sociales y políticas democráticas, agrupaciones estudiantiles y universidades nacionales, a repudiar la designación de Abel Posse como Ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires.

Para adherir a esta carta, envíe su mail a:

rechazoaposse@gmail.com

Escribiendo en el asunto:

SU NOMBRE Y APELLIDO - firmo la carta

Solicitamos reenviar y difundir.









piensen en el futuro!!!!!!

29.11.09

una amiga me dice:

-El dinero mejor invertido, además de en viajar, es en un hidromasaje nena. Tenés orgasmos asegurados de por vida.

10.11.09

putita

Se pone tacos y medias rojas con ligas, va a la oficina del amante de cuarentaicinco. En el subte le miran las piernas, las tiene buenas. Se siente un poco incómoda con tacos, ligas y tanguita. Todo junto la hace sentirse muy puta. Ese es el juego. Se calienta. Algunos lo entienden, otros no. Ella sabe jugar ahora. Tiene la inocencia guardada en algún lado, pero no la muestra. Lo único bueno de la edad es la experiencia. Está buena y sabe de todo.

La semana pasada fue el de veintisiete. Vino la mañana del viernes porque ella no trabajaba. El se escapó del laburo. Un turno. Suficiente. A las dos horas renovaba el registro de conducir en el CGP. La foto le recordará el día. Mientras viaja en el subte relee los mensajes de texto.

“jaja, te gustó eh? Putita” le dice el de veintisiete respondiendo al suyo. Se ríe sola.

Llega al departamento que funciona como oficina, ya se fueron todos los empleados pero las pantallas de las mac siguen encendidas. El la mira y sonríe. Hace mucho que no se ven. La alza, la toca. Se besan desesperados, se ríen.

–No te pusiste las botas.

–Si me querés tan puta comprame un par.

Se besan. Se huelen. Hace veinte años que se conocen ya. Los cuerpos se adivinan.

El sexo con él nunca fue el mejor, pero se calientan tanto… Los años que comparten junto con las historias remiten al amor. El la quiere ver arder. A ella no le cuesta nada, el viaje en subte hizo lo suyo. El hace café. Ella se toma su tiempo.

El le abre la blusa, ella se ríe. Atardece con lluvia y Buenos Aires se ve ahora desde el piso veintidós hasta el río. El es apurado, ella lo toca despacio. No se desnudan. A él le gusta vestida. El gusto conocido de la piel del otro. Cogen. Se conocen tanto…

Toman café. Media hora después, volviendo en subte ella le manda el mismo mensaje de texto que al de veintisiete. “Qué rica pija tenés”.

4.11.09

adivina adivinador...

¿qué te contesta un pibe si le mandás un mensaje de texto que dice solamente:


qué rica pija tenés...




eh?








adivina adivinador...

25.10.09

no puedo subir más cartas, me dijeron que están buenas, que las cuide.
estoy escribiendo una novela, así que no sé que voy a subir acá...
supongo que sacaré a relucir mis críticas a todo.
anoche bailé mucho en una fiesta copada, estuvo bueno!







saludox!

8.10.09

me voy de viaje unos días, sean felices!!!!!!












































4.10.09

algo más... OTRA CARTA

Buenos Aires 17 de Junio 98
Hola amiga: Espero que lo tuyo siga bien. Por acá siempre igual. Los chicos, la casa el laburo de las escuelas… Ah, pero no te conté. Con Andrea nos juntamos siempre a la hora de la siesta. Vemos juntas una novela brasilera que se llama “Vale todo”, está genial, no sabés qué buena es. Ya sé que a vos no te gustan las novelas. A mi me encantan y resulta que recién ahora descubro que a Andre también y como justo me da el horario entre una escuela y otra me voy para su casa y tomamos mate juntas mientras nos miramos la novela. Se copa Andrea, dice que algún día va a escribir una, viste como es de loca esta. A veces hasta lloramos. Ella dice que está muy sensible. Y bueno, el embarazo nos pone así medio pavas. Después cuando vuelvo al normal ella se va a yoga. A lo de Marina, esa que era profesora tuya también. Andrea dice que el yoga es lo único que la devuelve al equilibrio entre el cuerpo y la cabeza. Tiene problemas con eso. Yo nunca lo había pensado, pero ella siempre me cuenta cosas que no pensé jamás. ¿Sabés qué me dijo? Parece que en la clase de yoga haciendo las posturas invertidas, tipo verticales y eso. No, vertical no la dejan hacer. Haciendo la vela fue que sintió a la bebé moviéndose por primera vez adentro de la panza, como un pececito dijo, y en ese mismo momento se le cayeron las lágrimas por los costados de la cara, porque estaba en el piso con los pies altos. Me lo contó tal cuál. Después acostada quieta en el piso siente como se mueve, después de la clase y le hace bien. Ella dice que es porque hacer yoga le libera endorfinas, Andrea las llama las hormonas de la felicidad, no sé si son hormonas o qué pero bueno, ella las llama así. Entonces dice que Lucía baila adentro suyo. Cuando me lo cuenta es feliz. Andrea dice que la felicidad es eso, momentos. Nunca había pensado en eso. ¿Viste que te dije que me cuenta cosas que nunca pensé? ¿Vos que pensás? ¿Será cierto? Sigue cuidando chicos Andrea, gente con guita, porque gana muy bien, imaginate que se fue a Europa dos veces ya con ese trabajo. La verdad es que me da un poco de envidia. Siempre quise ir a Europa, para eso me pagaron la Alianza francesa mis viejos… en fin… ahora trabaja menos horas. Le están regalando ropita para la bebé, de Gap y de marcas todas caras que parece que los padres de los chicos que cuida traen de Estados Unidos y de Europa. Ropa hermosa y apenas usada, porque los chicos usan poco la ropa. Crecen tan rápido Gaby… apenas puedo creer que los míos estén empezando la secundaria. Nos estamos haciendo mucho más amigas con Andrea. Las tardes de mate y novela creo que nos acercan. Me gusta. Yo creo que ella es especial, no sé bien cómo explicarlo. Me cuenta de los chicos que cuida y que ya crecieron. ¿Sabés lo que me contó? Parece que cuando empezó a cuidar chicos no sabía nada, ni cambiar un pañal. La vieja de Sonia da clases para embarazadas y resulta que un día Andrea estaba en su casa y dijo que como no sabía de que trabajar se iba a poner a cuidar chicos. Entonces la vieja de Sonia le dijo que ella la podía recomendar y a la semana siguiente la llamaron para cuidar a uno de ocho meses. Justo cuando les agarra esa angustia de la separación de la madre. Esta loca de Andrea le dijo a la madre que ella nunca había cuidado pero que le gustaban mucho los chicos y se animaba. A mi me llegan a decir eso y ni loca le dejo a mi hijo. Pero bueno, les cobraba barato por eso. Así empezó. Dice que para ella era como jugar a las muñecas, los llevaba a la plaza, los bañaba, les daba de comer. Es bueno ser feliz con el trabajo. ¿No? hace como diez años que trabaja de eso. Cuidó un montón. Me contó que la primera vez que la dejaron sola de noche con el bebé lloraba sin parar y ella no sabía qué hacer, lo paseaba a upa. Dice que los bebés se dan cuenta de tu inseguridad y que por eso lloraba el pibe. En un momento se cansó y se sentó en el sillón con el bebé encima se quedó quieta. El bebé se durmió porque ella se relajó. Ese día aprendió que si no estaba tranquila y relajada no se podía. Mirá todo lo que sabe ya. Le va a resultar más fácil que a mí cuando nació Nico que casi me vuelvo loca.
Bueno amiga te dejo por ahora, estoy contenta hoy aunque haga mucho frío. Te mando un abrazo fuerte, escribime pronto que te extraño mucho. Tu amiga siempre, Paula.

23.9.09

otra carta (el borrador de una novela)

Buenos Aires, 4 de Junio 98
Hola amiga, ya sé que no hace tanto que no escribo, ni siquiera esperé tu carta, pero tengo algo para contarte que me hizo poner muy nerviosa.
Fui al ginecólogo el otro día, para hacerme el control de rutina, pap, colposcopía, como siempre. Pero ahora me agregaron mamografía. Sí, como lo escuchás, parece que hay que hacerse eso una vez por año, porque además mi vieja tuvo cáncer de mama, entonces tengo ese antecedente y bueno, lo tengo que hacer. Primero me costó un huevo encontrar el turno, porque te lo tenés que hacer justo después del período y como soy muy irregular y siempre lo fui… cada vez que me daban un turno y llegaba el día, estaba indispuesta, así que hace mucho que ando con esto. Pará, me olvidaba de ecografía transvaginal, también después de menstruar por los dolores, viste que a mi siempre me dolieron bastante los ovarios en esos días. Eran los turnos para las dos cosas. Te cuento primero el pap y la colpo, todo bien. Pero me pasó algo contundente, me sentí casi violada por ese aparato metálico que nos meten adentro para abrirnos, y lo peor el boludo del ginecólogo que me tocó, parece que te hablan para que te distraigas y pienses en otra cosa, entonces el pelotudo me hablaba y me preguntaba de qué trabajaba y cosas que en realidad me ponían cada vez más tensa, en fin un garrón. Finalmente el otro día fui a hacerme esos otros dos, la eco y la mamografía. Primero entré a la ecografía, me acuerdo que me hicieron en los embarazos, viste apenas quedás, con eso ven el huevito. Pero bueno, hacía tiempo que no me hacían. Empezamos con que te dicen que te tomes un litro de agua antes de ir. Con lo cual te estás meando siempre, imaginate. Llego y la secretaria me dice que vaya al baño y haga todo el pis, que no hace falta, que no se necesita más, para eso yo estaba aguantando casi una hora, un embole. Viste que yo soy una incrédula y no le creí nada porque siempre para las ecos te hacen tomar agua, entonces hice pis pero mientras esperaba seguí tomando el litro de agua, en fin… era cierto y cuando entré el tipo me dijo que hiciera pis, así que al pedo el padecimiento ese. Me saco la parte de abajo de la ropa y me pongo ese camisolín inmundo que todas las anteriores usaron, me acuestan en la camilla, abrir las piernas y resulta que el aparato ese nuevo parece un consolador. ¡Te juro! Qué impresión me dio. Te lo meten adentro como si fuera eso y empiezan a darte vueltas por adentro con eso. Por suerte es fino, no como un consolador de verdad. Pero te juro que me dio mucha impresión, porque es como que te van tocando por adentro, saca esas fotitos de ultrasonido, pero te apoya en los ovarios y duelen como si estuvieras en el período. Horrible. Además te mandan ese gel, en fin… una sensación espeluznante. Después en el mismo lugar pero en otra parte era la mamografía, que jamás me habían hecho, así que entro y antes que nada me reta la enfermera porque me pasé cinco minutos, le explico que estaba en el segundo piso y se atrasaron el la ecografía. Dice que primero debería haber ido ahí y después la eco. Ok. Me dice la médica que me desnude la parte de arriba, así que aparezco con las tetas y hay un aparato grande como de radiografías pero como con aspas. Te meten de a una las tetas ahí y las apretan hasta que te morís de dolor. Primero de arriba abajo, después en forma transversal, después sumando la axila, una por una, te juro Gaby que el dolor es insoportable, y la boluda que te lo hace parece que se diviertiera, la quería matar. ¿A ella no se lo hacen? Deberían, para que sepa lo que se sufre. Hija de puta. Salí de ese edificio pensando en la tortura que significa ser mujer. Suerte que no tengo hijas mujeres a quienes contarles lo que les espera, sino me muero. Nadie me dijo que eso era tan doloroso e infrahumano. Estoy segurísima de que ese aparato lo inventó un hombre, que no tiene tetas. Y todo, no sé parece que hay que hacerse esas cosas una vez por año cuando pasas los treinta. Ojalá de veras sirva para algo, porque ya te digo, es inhumano. No sé, me dieron ganas de llorar del dolor. Capaz pienses que esto que te cuento es una boludez, pero te aviso que a vos también te lo van a hacer alguna día. ¿Te lo hicieron ya? Ojalá que no amiga, es una mierda.
A las chicas no las volví a ver, no sé nada de nadie. Supongo que todas andarán bien. Bueno, solo quería contarte esto, espero tu carta.
Te quiero amiga, un abrazo, Paula.

17.9.09

DEDICADO A TODOS LOS HOMBRES QUE SE HAMACARON CONMIGO






Y A LOS QUE SE HAMACARÁN...






Baby no se si podre aplacar tu corazón,
late fuerte late bien,
baby no te da perdón,
yo no se si curare tu penuria y tu dolor,
pero se que sienta bien esta noche de calor...
Baby baby vamos a hamacarnos baby,
bajo las estrellas,
que la vida es bella para ti y para mi.
Baby yo nunca seré otro del que se que soy,
puedo llevarte a pasear por la luna y por el sol,
yo no se si curare tu penuria y tu dolor,
pero se que sienta bien esta noche de calor...
Baby baby vamos a hamacarnos baby,
bajo las estrellas,
que la vida es bella para ti y para mi.
Baby vamos a hamacarnos baby,
bajo las estrellas,
que la vida es bella para ti y para mi.
baby baby vamos a hamacarnos baby
vamos a hamacarnos baby
vamos a hamacarnos baby

13.9.09

otra carta (esto es el borrador de una novela)

Buenos Aires Mayo 1998

Hola Gaby, ¿Cómo estás? Espero que bien, ya debe ser veranito por esa zona, acá hace un frío polar, no sabés. No puedo creer que te hayas separado de Ralph, es una pena porque parecía un buen pibe, pero bueno, vos sabrás lo que hacés.

Estuve con las chicas comiendo pizza en Micci, ¿Te acordás de ese lugar en Libertador? Fuimos un par de veces con vos también. Esta vez estábamos casi todas Renata, Mercedes, Celina, Patricia, vino la gorda también y Andrea. ¡Está embarazada! Y tiene una pancita ya, chiquita porque está de poco pero tiene, me encantó verla estaba con un vestidito negro mini, la huacha tiene unas piernas bárbaras. Fue genial verla y no fumaba. En la mesa, porque en un momento fue al baño y yo fui atrás de ella, y desde afuera olí el cigarrillo, no le dije nada igual, me hice la boluda, pero me parece terrible que fume embarazada ¿No se da cuenta de que le hace mal? Te juro que hay cosas como esas que no entiendo, la gorda también fumaba embarazada. Ellas se parecen un poco tienen algo en común, las dos fueron al conservatorio a estudiar teatro, no fueron juntas, la gorda fue después pero no duró mucho. ¿Te acordás que estudiaba para maestra jardinera? Le gustaban los chicos, mirá tanto que le gustaban que se casó con un viudo con cuatro hijos, la última una bebé que prácticamente es hija de la gorda porque era muy chiquita cuando se conocieron. Yo creo sinceramente que el tipo se casó con ella porque necesitaba una madre para sus hijos, un trucho, imaginate, es abogado. Que se yo, todas hablamos de hijos viste, creo que por eso esta vez vino Andrea más contenta, no le gustaba mucho venir a las reuniones porque era la única que no tenía hijos, decía que se sentía muy afuera, podía opinar de chicos porque ella cuidaba.¿Te acordás? Pero hijos no tenía. Igual Andrea no es como nosotras y creo que Mercedes la envidia un poco. Mercedes siempre está aturdida, se hace la libre pero en realidad se siente mal, creo yo. Se hace la señora ama de casa y madre perfecta pero se muere de ganas de fumarse un porro. Y esto lo sé porque me lo contó Andrea, el día ese que fuimos solas a tomar la cerveza. Dijo que una vez Mercedes le dio guita para que comprara porro y fumaran juntas, porque le daba miedo sola, no sabía lo que le podía pasar, Andrea compró y la pelotuda no se animó nunca. Y da charlas en las escuelas secundarias sobre los peligros de la droga, debe ser que se lo creyó todo. Una vez que nos reunimos en la casota de Mercedes había llevado un porro Andrea para que probemos, dijo que al menos podríamos saber qué olor tenía para cuando nuestros hijos fumaran. ¡Imaginate las chicas! ¡Plop! Como en los cómics, si, nadie quiso aquella vez, dijeron que no les interesaba, pero lo más gracioso es que se hacían las superadas, yo probé algunas veces con Lalo, cuando íbamos al telo de la otra cuadra, pero ni lo dije porque estas son… Mercedes dijo

–¿Acá en mi casa?—

– Bueno, en el patio, si no hay nadie– dijo Andrea.

– No hoy no–, contestó Mecha, como diciendo que otro día sí, se hace la superada. Un papelón, de todas, ojo, mío también, capaz que tendría que haber saltado por Andre, pero bueno. Nunca más nos va a ofrecer seguro, la hicimos quedar como una drogadicta y yo sé que no lo es. Dijo que ella pensó que nos iba a dar curiosidad, a mi me hubiera gustado cagarnos un poco de risa fumando juntas, pero somos unas cobardes, esa es la verdad, nos quedamos con la cabeza en los veinticinco. Gaby a veces me pregunto si no me perdí una parte de la vida… siento como que me salteé un capítulo. No me des bola, muchas veces me pregunto cosas sin sentido. Te cuento un chisme. ¿Sabés que las chicas cada vez que nos juntamos van a la peluquería? Se tiñen, se hacen las manos, la planchita. Renata solo se lava el pelo en la peluquería. ¿No es gracioso? Yo me tiño sola en casa. Andrea se nota que no se tiñe, pero no tiene ni una cana la guacha, debe ser porque todavía no tiene hijos preadolescentes, que se yo. Sabés creo que Mercedes está mal, en una reunión que yo no fui, contó que le había metido los cuernos a Leo, a mi me lo contó Renata, dice que ella quería probar, me faltan algunos detalles porque yo no estaba cuando lo contó, pero digo ¿Qué cosa querría probar? Si ella ya se había acostado con algunos antes de casarse embarazada haciéndose la virgen María. ¡Qué boluda por Dios! Dieciocho años tenía. ¿Te acordás que vos le preguntaste cómo hacía para casarse y tener que confesarse? Porque decías que en la confesión hay que arrepentirse y si se arrepentía. ¿Cómo hacía para querer al hijo? Porque si se arrepentía era que no estaba enamorada, algo así, me acuerdo que me reí como loca cuando le preguntaste eso. Vos también tenías cada salidas. Ah, Daniela se recibió de terapeuta floral, además de ser profesora de yoga, al final todas somos profesoras, bueno, Claudia no, ni Andrea y bueno, Paulita que no trabaja de nada, se recibió de licenciada en relaciones públicas, pero no trabaja. No sé bien qué hace, va al gimnasio y hace las cosas de la casa, no sé cómo no se aburre. Yo también me aburro a veces, pero Nacho me lleva de vez en cuando a un telo para recordar viejos tiempos, en casa con tres chicos es imposible. El otro día me salió un callo en la mano de baldear la terraza. ¿Podés creer? Es patético, me puse a llorar, sí, claro al día siguiente me vino. Es así nomás Gaby, las hormonas rigen el mundo de las mujeres, vivimos bajo sus efectos, toda la vida. Me acuerdo que mi mamá me decía cada vez que lloraba que seguro me estaba por venir y yo la odiaba, pero tenía razón. No pude hablar mucho con Andrea esta vez, pero se la ve bien, está feliz con su pancita y me acuerdo que ella no quería tener hijos en una época, porque no tenía novio que le durara, y bueno… Yo las veo bien a todas, pero te digo la verdad siento que nadie cuenta que algo le vaya mal o que está triste y esas cosas, yo tampoco, pero si alguien nos viera de afuera diría que somos todas felices y bárbaras. No creo que sea cierto. A veces pienso que tiene razón Andrea cuando dice que todas somos, fuimos y seremos cornudas. Me gustaría contarte muchas cosas pero no tengo las palabras, son cosas chiquitas las que quiero contarte detalles cotidianos que siento que no puedo porque no me sale. Uso otro desodorante y me resulta extraño oler de otra forma, capaz es una pavada, pero me compré el que usabas vos hace mucho, el que estaba en tu baño de la casa de Velazco. El Veritas celeste me hace acordar a vos, la verdad es que no me gusta mucho y es antiguo, pero siento así como que estamos más cerca. Mejor sigo mañana Gaby.

Mejor me despido acá, sigo en la próxima, contame del nuevo ese que te gusta. ¿Es francñes? Qué bueno. Me encantan los franceses.

Te mando un abrazo fuerte amiga, te quiero siempre. Paula.

4.9.09

Querida Gaby (otra carta medio larguita)

Buenos Aires Marzo 1998

Hola amiga, que suerte que te gusta que te escriba porque a veces no sé con quién hablar y escribirte a vos me hace sentir que hablamos. Ya se terminaron las vacaciones acá, por suerte los chicos otra vez en la escuela y yo también, estoy un poco harta de dar clases, y justo matemáticas que todos la odian, a mi también me odian por carácter transitivo. Me encontré con Daniela en el super el otro sábado y me contó que la vió a Andrea, que volvió, así que la llamé y me fui una tarde a tomar unos mates a su casa no sabés que linda que está ahora, el pibe trajo sus cuadros y entonces todas las paredes tienen, lo pasamos bien y me contó del viaje,

en Enero se fueron a Europa juntos. Dice que este viaje fue diferente a todos los que ella había hecho, porque siempre viajó sola, y no es lo mismo que viajar en pareja. Ya desde subir al avión, él nunca había viajado en avión, entonces vos viste como es, a las mujeres nos aparece el instinto protector, nos sale la madre que llevamos adentro y cuando aparece la madre… muchos hombres se convierten en hijos. Creo que hay hombres que siempre están buscando una madre. Me da un poco de impresión hablar de esto Gaby, me hace acordar a mi relación con Lalo. Mañana sigo.

Acá estoy, anoche me bajonié un poco pensando en las relaciones de pareja. Pero tengo que seguir contándote lo de Andrea. El viaje parece que estuvo bueno, anduvieron por Madrid, Barcelona, Cadaqués, Roma Florencia, Paris, Londres. A la vuelta estuvieron unos días en Nueva York parando en la casa de una yanqui que ella había conocido en el viaje anterior, en Ámsterdam. Igual dice que no cambia viajar sola, ella viste que termina hablando en todos los idiomas y está acostumbrada a hablar con cualquiera, parece que eso a Ariel no le copaba mucho. Fue un viaje diferente, la primera convivencia. En Paris estuvieron parando en la casa de una amiga de él y Andrea estuvo con una fiebre bárbara, se tuvieron que ir a un hotel porque la amiga de Ariel justo quería hacer una fiesta y ellos dormían en un futón en el living. Me dijo que seguramente esta mina habría curtido con Ariel antes porque mandaba fruta a cada rato, ni siquiera les reservó el hotel. Andrea tuvo que llamar por teléfono y en francés.¿Te acordás que se la llevó los dos años que tuvimos francés? Parece que ella tiene facilidad para los idiomas y se ve que nos queda un casete con información en el cerebro, como si fuera una computadora, apenas empezó a escuchar el idioma se acordaba y le salían frases. Todo esto me lo dijo ella, no es invento mío, ojo. Lo mismo le había pasado en Italia, ¿te acordás que había contado eso cuando fue, que se acordaba de las palabras que decía su abuela? Ella tenía además unos vecinos enfrente que eran italianos, los padres de una amiga, tenían un puesto en el mercado central, bueno, ellos hablaban todo el tiempo en italiano y le quedó grabado en el cerebro. Inglés ya sabemos que siempre supo, desde que se fue a Estados Unidos. ¿Te acordás que fue a la escuela y todo? Siempre le gustó viajar y por suerte pudo. Empezó chiquita cuando se fue de intercambio estudiantil tenía solo diecisiete años, me acuerdo que me escribía cartas a mi y decía que extrañaba horrores pero que igual hubiera ido sabiendo eso, que se lo hubiera bancado igual, y era chica todavía. La cuestión es que ya viven juntos en la casa de Andrea, Ariel anda queriendo conseguir un laburo mejor que ese boliche. Ella viste que cuida chicos, le va rebién con eso y le gusta, pero dejó el teatro casi por completo. Quieren tener un hijo, cuando él consiga el laburo nuevo se ponen a buscar. A mi me parece pronto porque recién se conocen, pero bueno, tienen treinta y cuatro los dos, ya están en edad, ¿no? Bah no sé, está bueno enamorarse al principio. Es tan divertida la parte de salir solos.

¿Cómo anda tu vida allá? ¿Mucho frío? Me encantaría conocer Amsterdam algún día. ¿Te acordás cuando Andrea estuvo en Ámsterdam? Se enamoró de un yugoslavo y casi se queda a vivir allá, qué loca. Suerte que volvió, parece que el pibe quería que se casaran para que ella tuviera el pasaporte europeo, ni así quiso quedarse, siempre dijo que extrañaría Buenos Aires, que no podía. Una vez también se enamoró de uno en Brasil, uno que decía que era alemán y vivía en Río de Janeiro, de ese sí que estaba super enamorada, casi se queda de verdad, bueno, era más cerca Río que Ámsterdam. Después el pibe iba a venir para acá, ella lo esperó mucho pero nunca vino, la hermana de él vino una vez y la llamó, me acuerdo que salimos juntas, la llevamos a comer choripan a la Boca y después ella la llevó a bailar al Codo, siempre iba ahí. ¿Vos fuiste con ella varias veces no? Yo nunca fuií a bailar sola, me casé tan pendeja Gaby. Ah y resultó que el alemán era recontra argentino, típico versero de acá, lo que sí, se había ido a vivir de chico con los padres cuando se escaparon del proceso militar.

Bueno amiga, me voy despidiendo, ojalá te guste leer todo lo que te cuento.si la veo a Andrea le digo que te escriba. ¿Querés? Sino yo te sigo contando no te preocupes, vos sabés que yo acá siempre te extraño mucho. De mi no sé que contarte porque mi vida está bastante aburrida, todos los días lo mismo, pero te voy a contar de las chicas, ya nos vamos a ver seguro. ¡Te quiero mucho, te mando un abrazo otoñal! ¿Allá hace frío todavía? Te quiero. Siempre tu amiga, Paula.

29.8.09

Querida Gaby (continuación)

Acá sigue, no protesten




Contaba que no eran celos de que él estuviera con otra, sino celos de verlo con otra. Era como que le daba miedo por ejemplo entrar al boliche donde trabajaba y verlo demasiado cerca de la piba que atendía la barra, era descubrirlo lo que le daba miedo. ¿Viste la frase “ojos que no ven corazón que no siente”? Bueno, era eso mismo, los celos de ella eran más bien miedo al dolor, a la decepción. Lo resolvió no yendo más. Si ella bailaba con otro en donde él trabajaba parece que él también le hacía escenitas y a Andrea le encantaba bailar, es lo que más le gustó siempre, bueno, así se solucionó todo y siguieron. Igual parece que no fue fácil ese año, porque este pibe estaba medio loquito también, onda que de vez en cuando se escapaba y desaparecía por unos días y Andrea se ponía loca con eso, se peleaban, se separaban y después volvían. Viste como es ella de pasional, por suerte va a una psicóloga, esa que le recomendaste vos, la lacaniana, ¿cómo se llama? No me acuerdo, pero bueno. ¿Sabés por qué te digo lo de la analista?, justo nos sentamos en un bar que está frente a su consultorio, ella me dijo, ahí en la veredita, viste. Nos quedamos un montón charlando. Andrea pidió otra cerveza y yo entonces empecé con las papas fritas. Parece que con la mina está bastante domada digamos, con la psicóloga digo. Sino derrapa, se encierra y no come, solo sale a trabajar. Le agarran esos períodos, además no estaba acostumbrada a tener novio. Andrea siempre hizo lo que quiso, pero cada vez que se enamora piensa que es para siempre y está bien, pero se enamora tan fácil ella de cualquiera que le diga un par de cosas lindas que la verdad, nadie le tenía fé a ese romance, y menos sus amigas esas con las que sale a bailar, la gastaban parece porque estaba enamoradísima. En fin, superaron esas cosas y en Diciembre él dejó el ambiente apestoso y se fue a vivir a lo de Andrea. ¿Sabés qué me olvidaba de contarte? Pasaron la noche de año nuevo juntos, en la casa de los padres de él, que tienen un departamentito por Almagro, esa noche hubo una tormenta muy fuerte, fue un bajón, dice Andrea que la madre de Ariel está medio pirucha, y se estiró la cara que da impresión.
Ahora están con lo del viaje, haciendo pasaportes, visas, Eurailpass y esas cosas que hacen los que van a Europa. Algún día quisiera ir yo con Lalo, pero bueno, ya llegará y te voy a visitar amiga. Por ahora me voy conformando con una semanita en Mar del Plata. Apenas tenga más novedades te escribo
Te mando un abrazo caluroso de verano porteño, allá debe ser todo un hielo, ¡Te quiero amiga! ¡Saludos a Ralf!
Tu amiga siempre, Paula.
PD: ¡Felices Fiestas!

25.8.09

NO PUEDO EVITAR DEJARLES ESTE REGALO EN UN DÍA TAN ESPECIAL...

23.8.09

estos borradores que ven abajo son de una novela que estoy escribiendo, se imaginarán que no la voy a publicar toda acá....

16.8.09

borrador (continuación)

El pibe la llevó a la casa de un amigo donde estaba pasando el verano y le dijo cosas copadas parece, hasta que quería ser padre para dejar de ser hijo, imaginate, murió de amor la boluda, le dijo que este año él quería enamorase. Esa misma noche le dejó la sábana recontra manchada de sangre y él le dijo que con esa sábana pintaba un cuadro, imaginate esta boluda, salió enamorada. Empezaron a salir, ella se fue de vacaciones una semana y él la fue a buscar a Retiro, y ese día de Febrero se lo pasaron cogiendo abajo del ventilador de techo, re enganchados los dos. Andrea estaba hasta las manos, le hizo una torta para el cumpleaños y la llevó al bar donde le festejaban, los amigos de Ariel dijeron que eso era amor. Siguieron saliendo, él se alquiló un ambiente en Av. de Mayo que era una pocilga con baño y ventana, ahí pintaba y daba algunas clases de pintura, seguía laburando de encargado en el boliche los jueves, viernes y sábados. Entonces Andrea empezó a ponerse un poco celosa de las alumnas de Ariel y de las chicas del boliche. Ariel tomaba merca a veces con sus amigos y eso a Andrea le pegaba un poco mal, además una vez de tan duro que estaba le hizo una escena de celos porque hablaba con un amigo gay. Igual dice Andrea que no es un adicto por lo que ve, mirá que ella sabe de adicciones, ¿te acordás cuando andaba con ese Adrián? Dice que ese sí que era adicto, solo trabajaba para comprarse un papel.
Bueno, te voy dejando por un rato, después sigo, tengo que hacerles la cena a Lalo y a los chicos, pero hay muchas cosas para contarte, te quiero amiga.
Acá estoy, imaginate que todas estas cosas que te digo Andrea no las cuenta en la reunión de lo de Renata porque la mayoría se hacen las pacatas y además la verdad es que solo podemos hablar de maridos pesados, hijos, escuelas, pañales todavía algunas. La verdad creo que yo sola la entiendo y me da mucha curiosidad saber de su vida. ¿A quién de nosotras no nos hubiera gustado bardear un poco antes de casarnos, viajar por el mundo, vivir solas? En lugar de laburar, no solo afuera sino de madres, de esposas y de amas de casa desde tan chicas. Por suerte yo tuve un par de novios antes de Lalo, pero por ejemplo, Mercedes se hace la santa madre sacrificada y está reloca. Ahora se hizo las tetas porque viste que no tenía nada, ahora dice que después de tres hijos le quedaron dos pasitas y como Leo le paga lo que a ella se le ocurre. Igual nunca está contenta con nada.
Te sigo contando de Andrea, siguieron saliendo con este Ariel y empezaron a planear un viaje a Europa porque él nunca había ido y ella si, ¿te acordás que se había ido con su amigo Lucas? el director del corto en el que lo conoció a Ariel, bueno, como ella le contaba todo el tiempo, empezaron a planear el viaje. Y claro con un proyecto le das para adelante nomás, y ya a esa edad, porque los dos tenían treinta y tres. No sabés las cosas que hizo ella para no ponerse celosa, porque viste, con el amor vienen los celos. Dejó de ir al boliche donde laburaba Ariel, a Andrea le encanta la noche, siempre fue culo inquieto. ¿Te acordás que se iba sola a bailar los viernes? Las amigas esas que salían con ella a veces se juntaban a cenar en Loyola (la casa de una tal María) fumaban cosas, comían y fisuraban viendo la tele, entonces Andrea se pintaba un poco y se iba sola al Codo. Ahí tenía unos amigos de la barra que estaban siempre. No le cobraban ni entrada ni tragos. Ni sé cómo hacía, pero bueno. Tomaba whisky con hielo. Los amigos eran de la barra brava de Velez, me acuerdo que contaba eso, qué loca esta Andre. A mi no sé, me daría impresión tomarme un whisky en la barra sola, pero a ella no, le encantaba. Después tipo seis o siete de la mañana se encontraba con Ariel en la casa de ella. Así se bancaba para no subirse al caballo de los celos.

10.8.09

borrador

Querida Gaby: No te imaginás como extraño tu presencia cerca. ¿Te acordás que hace un tiempo me preguntaste por Andrea? Bueno, estuvimos en la reunión del día del amigo con las chicas en la casa de Renata, que siempre tiene todo de punta en blanco. Ahora puso en su casa un aromatizador con perfume a coco que a cada rato larga perfume y hace un ruidito extraño. En realidad en lo de Renata, Andrea no dijo nada demasiado íntimo, viste cómo es, pero después nos fuimos juntas a tomar una cerveza, porque las chicas nada de alcohol, todo light. Me contó que estaba recopada porque conoció a un tal Ariel mientras actuaba en un corto que dirigía su amigo Lucas, ese que siempre le gustó pero que nunca pasó nada. El pibe este Ariel es encargado de un boliche que abrieron solo para la grabación del corto, pero él estaba cuidando y en la puerta, de paso hizo de extra en las escenas del baile, bailó con ella y le miraba las tetas, que como estaba indispuesta las tenía enormes. Andrea actuaba de trolita con una micromini de lurex plateada. Se miraban y entre escena y escena charlaban, parece que él le hablaba mucho y resulta que años atrás habían andado por los mismos tugurios, él exponiendo, porque es plástico y ella era actriz del under, tenían amigos en común y se gustaron. Se histeriquearon bastante y al final de la grabación ya se estaban dando besos y metiéndose manos a morir. Resulta que Andrea hacía como tres meses que no cogía porque dice que estaba harta de bardear y había dicho –hasta que no aparezca alguien que me guste de verdad no cojo más-

4.8.09

personajes

Personaje 1
Mercedes (cuarenta y seis años)
Se embarazó para irse de su casa. Se casó con su novio a los dieciocho con la panza. Tuvo tres hijos. Su marido terminó la carrera de medicina mientras ella criaba a los chicos, cocinaba y atendía la casa. Cuando sus hijos fueron más grandes estudió antropología y se recibió. Siempre quiso irse a vivir a Jujuy, con los indígenas pero no lo hizo nunca. Siempre tuvo cosas más importantes de qué ocuparse. Se hizo las tetas apenas tuvo guita. Se compraron una casa muy grande. Su hija mayor hizo lo mismo que ella, a los dieciocho se quedó embarazada y se casó con un pibe de mucha plata del cuál ya se separó. Mercedes fue abuela a los treinta y nueve. El marido la lleva de viaje a hoteles cinco estrellas pero ella siempre quiere lo que no tiene. Quiere irse a vivir al norte y hacer una fundación que se ocupe de los indígenas. No quiso festejar sus veinticinco años de casada porque decía que no tenía nada que festejar, que no era feliz. Tiene la cara muy arrugada a pesar de hacerse botox y cualquier tratamiento que exista, cosas para la celulitis, etc. Pero su deseo está en el norte. Comparte la casa con sus hijos pero se comunican por email.

27.7.09

tramas

tramas/dramas

Infieles
Una pareja de alrededor de 35 años tienen una hija de cuatro. Casi no cogen. Si no fuera porque ella lo busca de vez en cuando no cogerían nunca. Ella siente que él no la registra, que es invisible. Un día se encuentra con un ex novio que también está en pareja y empiezan a tomar café juntos por las tardes, se seducen despacio hasta que un día finalmente cogen. Al final cada uno se separa de su pareja pero no se quedan juntos, cada uno sigue por su lado.

20.7.09

LOS JUEVES (continuación de un cuento que empezó una amiga y sigue otra)

(empieza acá)




Los jueves Juan sale con sus amigos. Beben.

Ese jueves entró en silencio al cuarto de Lila y se desnudó. Se dio cuenta de que tenía que hacer pis y fue lo único que hizo en el baño. Volvió al cuarto. La imagen de una de las piernas largas de ella asomando por el costado del acolchado iluminada por las luces de la calle lo conmovió. Le acarició esa pierna muy despacio porque sabía que así le gustaba, solo la pierna, con los dedos temblorosos, el pié. Nada más que esa parte. Juan la conoce y eso es lo bueno de los años que llevan juntos. Lila comenzó a despertarse, pero no del todo. El sueño erótico la empapó muy rápido. Le gustó, sacó afuera la otra pierna. Juan acarició entonces sus dos piernas y sus pies. Sabía que Lila quería más pero él se lo iba a dar cuando fuera el momento oportuno. A pesar de la borrachera se acordó de la primera vez juntos. Muy despacio se fue armando la escena que él quería. Besó todo su cuerpo menos la boca. Lila se sacó la ropa muy rápido. Se tocaba. Tuvieron la mejor noche de amor en años. En medio de los sueños todo funcionó mejor. Durmieron juntos abrazados como en los primeros tiempos.

Al otro día Lila se levantó malhumorada por el aroma a bar que reinaba a su alrededor pero no dijo nada. Se bañó y se fue a trabajar contenta. Juan se quedó un rato más oliendo las sábanas de la noche anterior. Sonreía.

El jueves siguiente Juan llegó más temprano, quiso repetir la película, despacio fue repitiendo todo paso a paso. Ella estaba tapada y todavía despierta, aunque se hacía la dormida. Juan se desnudó otra vez a su lado en silencio, pero ella lo olió y escuchó que no se había bañado. El metió una mano por debajo del acolchado hasta llegar a su pierna. Lila quería, pero tenía bronca, le daba rabia que él no respetara el baño previo, no le molestaba tanto su olor sino el hecho de transgredir las reglas, eso era lo que la rebelaba y se acurrucó hacia el otro lado. Juan insistió. Pero Lila estaba despierta.

Salí pibe.

¿Qué pasa mi amor? – dijo Juan mientras trataba de controlar el peso de sus, manos para que no se le notara la calentura.

Detesto que estés borracho, sabés que odio ese olor.

Dale.

¿Adónde fuiste? ¿con quién? ¿por qué venís siempre caliente?

Porque vengo pensando en vos nena, me matás. – dijo él. Ella lo pateó.

No seas mala.

Vos sos malo, no te importa nada, salí, andá a tu cama.

Juan la miró y se quedó quieto en silencio. Lila para el otro lado acurrucada, enojada. No dijo nada, solo se acomodó para dormir. Juan volvió a intentar. No la entendió, nunca la va a entender.

¿Te está por venir? – preguntó, inconsciente de lo que decía.

Lila estalló en llanto y lo pateó hasta tirarlo de la cama.

Cada día estás más loca nena. Sos una histérica ¿qué te pasa?

Claro, yo soy una histérica, todo me pasa por las hormonas según vos. ¿No te das cuenta que apestás?

¿Qué olor tenía cuando nos conocimos? ¿eh? ¿no ves que no te das cuenta de nada? ¡sos cínica!

¿Yo cínica? Vos sos un egoísta. Solo te importa lo que querés vos, a mi que me parta un rayo.

Ok Lila, me voy pero te vas a arrepentir de esto…

¡Dale amenazame!

No es una amenaza te lo digo en serio, me tenés harto…

Se hizo un silencio largo. Lila lloraba acurrucada. Juan desnudo la miraba desde la puerta. Se fue y dejó toda la ropa tirada en el cuarto de ella.




sigue acá





15.7.09

¿Por qué?

¿Por qué a las nenas les regalamos muñecas y las hacemos jugar a la mamá?

¿por qué a los varones les regalamos autos y pelotas?

Si después cuando son grandes las mujeres se quejan de que solo les importa el auto y el futbol.

Y los hombres se quejan de que las mujeres solo queremos tener hijos.

¿Por qué?

5.7.09





Me acuerdo del sexo con vos y me tiemblan las piernas.

Quiero que lo sepas. El sexo con vos era lo más nene, me mataba. Extraño lo que sentía. No te extraño a vos, extraño tu cuerpo tocándome. Adentro mío. No sé porque te mandé a la mierda, no sé. Me gustaba mucho, quizás. Me comí una película fea. Vinieron los prejuicios a masturbarme el cerebro. Pero no pueden hacerme sentir nada y es como dormir con Alplax. Que no es una persona, es una pastilla rosa.

Los prejuicios son certezas equivocadas siempre, pero te dejan inmóvil. Paralizada.

Me duele la espalda de extrañarte.

Mis cuentos casi nunca tienen un final feliz.

También me gusta bailar.





30.6.09

uno de estos días me voy a ir a la mierda...
ya van a ver.

20.6.09

zapatos de hombre

Odio a los porteros. Puedo empezar hablando del servilismo desmedido que adoptan con los que viven allí. Me dan asco. No se los puede molestar a la hora de la siesta porque no responden el timbre. Se sienten superiores porque poseen un pequeño espacio de poder al que uno nunca tendrá acceso. ¿Por qué se creen los dueños del edificio?

Cuando vivía sola, el portero de al lado, sacaba la basura a la noche y solucionaba algún problema doméstico. Detestaba que me sonriera cuando llegaba con algún novio a la hora en que él regaba la vereda. Y digo que la regaba porque es lo que hacen todos los días. Derrochan hectolitros de agua potable por no usar la escoba. Son una lacra. Además, ¿de qué se reía? Hay que tratarlos bien porque sino te mandan a los chorros, te esconden las cartas o te hacen un juicio por maltrato.

Cuando me mudé a mi casa nueva todo el tiempo me quedaba sin teléfono. La caja estaba colgada de un árbol porque habían tirado abajo el edificio en donde estaba instalada, y los albañiles no tuvieron mejor idea que dejarla colgando. Cada vez que me quedaba sin tono salía a la calle y la bendita caja estaba tirada al lado del cordón. Llamaba a la telefónica. Venían, unían los cables y la dejaban colgada otra vez del árbol. Mínimo una semana sin teléfono. Pasaba un tiempo y otra vez sin tono. La caja tirada en el cordón de la vereda otra vez, mojada y con los cables cortados. Otra vez la llamada a Telecom. Los tipos que tardaban una semana en venir. Volvían a unir los cables y seguía una y otra vez colgándola del árbol. Y otro día, nuevamente lo mismo. Reclamaba que pusieran la caja sobre la pared. Pero no, ellos se remitían a unir cables y dejarla ahí colgando. A los pocos días la misma situación. No entendía quién podía ser el hijo de puta que la desconectaba y la tiraba, porque esto siguió pasando durante meses. Un día lo vi. Era él. El portero. Dijo que los propietarios le decían que eso parecía una villa. Lo re putié. Solo contestó que no le faltara el respeto. Deben enseñarles esa frase para contestar a las agresiones sin agredir.

Finalmente un día feriado en el que nuevamente estaba sin tono, salí a la calle con un hacha, corté el cable tiré la caja a la basura. Al día siguiente la cuadrilla de Telecom instalaba una bella caja nueva sobre la pared del departamento nuevo.

Diez días después, volviendo de la escuela con mi hija y una compañera, aparece sonriendo el muy maldito, y la nena le da un abrazo. ¡Se conocen todos del club del Suterh! Son una mafia. Hacen asados los domingos y bailes los sábados a la noche. No pagan ni un impuesto. Casa y servicios gratis. Pueden ahorrar. Sus sueldos aumentan cada tres meses porque el sindicato siempre transa con el gobierno de turno. Las escuelas públicas están repletas de sus hijos y jamás aportan a la cooperadora. Ellos solo planean cómo cagarnos eficazmente la vida.


Releía el texto antes de que empezara el taller de narrativa y vi sentados a mi lado los zapatos perfectos. Clásicos acordonados con punta redondita. Arriba seguía un pantalón gris de franela, pulóver negro sobre camisa blanca. Atuendo formal.

El hombre de los zapatos perfectos parecía estar cerca de los cuarenta. Medio pelado, con sonrisa interesante. Atractivo. Me gustó.

Me sorprendo muchas veces mirando vidrieras de calzado masculino. No tengo a nadie para comprarle ni para sugerirle, pero me gusta imaginar al hombre que hay dentro de cada zapato. No me importan los precios, porque no voy a comprarlos, así que lo mismo da si es el más caro o el más barato. Paso un tiempo considerable mirando la vidriera. También me gustan la botitas de cuero, con elástico a los costados y de suela, esas botitas me gustan marrones, los zapatos negros. Me gusta que tengan que lustrarlos.

Muchas veces he desechado hombres por ver que usan zapatos náuticos. No hay un zapato que odie más que el zapato náutico. Desconfío del hombre que los usa. Seguro es un salame.

A algunos no llegás nunca a verle los zapatos porque directamente no te importan. El se lleva todas tus miradas. Pero si nos ponemos a evaluar a alguien es una de las cosas que primero miro. Cada zapato lleva a un determinado hombre. Y así como se pregunta muchas veces, de qué signo sos, yo miro los pies.

El calzado deportivo, mezcla de zapatilla importante y botita está bueno si te vas a la montaña. Los que andan con eso se parecen a los que manejan una cuatro por cuatro en el microcentro. No podés ir al cine con ojotas por ejemplo. Las zapatillas, son un item importante porque solo los menores de treinta pueden usarlas para todo. A pesar de mi teoría hay muchos hombres que no se las sacan ni en la playa. Los mayores de esa edad siempre se hacen los pendejos con zapatillas y a mayor tamaño peor es el ejemplar que las usa. Claro que hay modelos y modelos. No da lo mismo cualquiera. A mí me gustan las más sencillas. Las de lona. Las de marca pero cool. Nada de muchos colores y extravagancias. De todos modos a algunos cualquier cosa les queda bien.

Las sandalias también dependen del modelo. Pero más que nada, igual que con las ojotas tienen que ver con el tipo de pie del que las usa. Mínimo las uñas prolijas. Algunos pies son copados. Otros no deberían jamás salir a la luz. Mucho menos si el dueño es poco atractivo, porque no creo que haya mujer que no mire los pies descalzos de alguien que no sea un Brad Pitt

Los mejores hombres están arriba de los zapatos clásicos acordonados, punta redonda. Esos hombres me gustan. Calzado de suela. Nunca de goma. Si es goma, que sea finita. No hay nada peor que los zapatos moldeados por el peso, con la marca del dueño en la forma. Sucede cuando la suela es de goma gruesa. Imagino a los hombres que me gustan lustrando sus zapatos y esa imagen sola me calienta. El hecho de tener que atarlos con esos cordones finos le impone al personaje una tarea en la que me gustaría verlo.

La mayoría que usa zapatos de punta cuadrada son los llamados metrosexuales. De terror. Se liman las uñas, usan más cremas que yo y además de ir al gimnasio todos los días toman cama solar. Jamás podría fijarme ni por un minuto en alguien así.

Tenemos los mocasines que a mi me remiten a facho. Será que durante mi secundaria, pleno proceso militar mis amigas salían con los chicos del liceo, siempre de mocasines y pelo rapado. Un espanto, así que ni hablar.


No hubo tiempo para leer mi texto esa clase, pero él sí leyó, y me gustó también lo que escribía. El hombre de los zapatos perfectos. Su trabajo impreso siempre muy prolijo. Callado, nunca me habló. Coincidimos en llegar temprano la clase siguiente y compartimos un café. Hablamos un poco de lo que estamos escribiendo cada uno. Me cuenta que escribe un cuento de terror, le digo que a mi no me salen y que estoy escribiendo sobre los encargados de edificios y mientras saco las hojas para mostrarle algo de mi trabajo dice:

– preguntame lo que quieras sobre los encargados, es mi trabajo.









7.6.09

zapatos de hombre

“No creo sentirme tan sola con este sentimiento de odio incondicional hacia la profesión de portero o encargado de propiedad horizontal. Puedo empezar hablando del servilismo desmedido y falso que adoptan algunos de ellos con los habitantes de los edificios que raya en lo asqueroso. Se sienten superiores porque poseen un pequeño espacio de poder al que uno nunca tendrá acceso. Se creen dueños del edificio. Ni se te ocurra molestarlos a la hora de la siesta porque no responden el timbre.

Por suerte nunca viví en casa con portero, pero cuando vivía sola, el de al lado, se encargaba entre otras cosas de sacar la basura a la noche o solucionar algo. Odiaba que me sonriera cuando llegaba con algún novio a la hora en que él regaba la vereda. Y digo que la regaba porque es lo que veo que hacen varios de ellos todos los días. Derrochan hectolitros de agua potable por no usar la escoba. ¿No es acaso una actitud deplorable hacia la humanidad? En este punto tendríamos que ponernos de acuerdo todos los seres humanos, ya va siendo hora.

Son una lacra, pero hay que tratarlos bien porque sino te mandan a los chorros, te esconden la correspondencia o te hacen un juicio por maltrato.Cuando me mudé a mi casa nueva cada dos semanas aproximadamente me quedaba sin teléfono. La caja estaba colgada de un árbol porque habían tirado abajo un edificio en cuya pared estaba instalada, entonces no tuvieron mejor idea que dejarla colgando de un árbol. Cada vez que me quedaba sin tono salía a la calle y la bendita caja estaba tirada al lado del cordón, iba y la volvía a colgar del árbol. Millones de llamadas a la empresa telefónica no daban resultado. Una vez finalmente lo vi. Era el portero del edificio al que pertenecía el árbol, él era quién la tiraba en la alcantarilla, argumentó que los propietarios le decían que eso parecía una villa, lo re putié, solo dijo que no le faltara el respeto. Finalmente un día feriado, nadie en la calle, hacha en mano salí, corté el cable que tenía y la tiré a la basura. Al día siguiente estaba la cuadrilla de la empresa de teléfonos instalando una bella caja nueva como dios manda sobre el nuevo edificio. No estoy segura si fue este el hecho que profundizó mi odio o ver tal vez que a los diez días de ocurrido, volviendo de la escuela con mi hija y una compañera, esta le diera un abrazo al portero maldito que había tirado la caja a la alcantarilla al tiempo que lo llamaba tío.Todos se conocen del club de encargados, hacen asados los domingos y bailes los sábados a la noche, tienen guita, no pagan ni un impuesto, casa y servicios gratis, se los pagan todo los que habitan sus consorcios. Pueden ahorrar, solo gastan en comidas. Sus sueldos aumentan cada tres meses porque el sindicato siempre transa con el gobierno de turno. Las escuelas públicas están repletas de sus hijos y jamás aportan a la cooperadora.Ellos solo planean cómo cagarnos eficazmente la vida.”


Releía el texto antes de que empezara la clase de taller de narrativa y vi sentados a mi lado los zapatos perfectos, clásicos acordonados con punta redondita. Pensé que seguro me atraería ese hombre que los llevaba. Arriba de los zapatos seguía un pantalón gris de franela, pulóver negro sobre camisa blanca. Atuendo formal.

El hombre de los zapatos parecía estar cerca de los cuarenta, medio pelado, con sonrisa interesante. Atractivo. Me gustó.

Me sorprendo muchas veces mirando vidrieras de calzado masculino. No tengo a nadie para comprarle ni para sugerirle, pero me gusta imaginar al hombre que hay dentro de cada zapato. Fantaseo con encontrar al que use mi preferido y acá estaba.

No me importan los precios, porque no voy a comprarlos, así que lo mismo da si es el más caro o el más berreta. Paso un tiempo considerable mirando la vidriera.

Muchas veces he desechado hombres por ver que usan zapatos náuticos, no hay un zapato que odie más que ese, considero que el hombre que los calza es pretencioso y alguien así seguro sea mediopelo.

A algunos no llegás nunca a verle los zapatos, porque directamente no te importan, él se lleva todas tus miradas. Pero si nos ponemos a evaluar a alguien es una de las cosas que primero miro.

Cada zapato lleva a un determinado hombre, y así como se pregunta muchas veces:

– ¿de qué signo sos?

Yo miro los pies.

Hay un calzado que podría llamarse deportivo, algo así como una mezcla de zapatilla y botita que si te vas a la montaña está buenísimo, pero los que van por la ciudad con eso parecen los que manejan una cuatro por cuatro en el microcentro.

No podés ir al cine con ojotas por ejemplo.

Las zapatillas, son un item importante porque solo los menores de treinta pueden usarlas para todo. A pesar de mi teoría hay muchos hombres que no se las sacan ni en la playa. Los mayores de esa edad siempre se hacen los pendejos con zapatillas y a mayor tamaño peor. Claro que hay modelos y modelos, no da lo mismo cualquiera, a mi me gustan las más sencillas, y repito que a algunos cualquier cosa les queda bien.

Los mejores hombres están arriba de los zapatos clásicos acordonados, punta redonda. Esos hombres me gustan, calzado de suela, nunca de goma. Si es goma que sea finita. No hay nada peor que los zapatos moldeados por el peso del que los lleva, con la marca del dueño en la forma y eso sucede cuando la suela es de goma gruesa. Imagino a los hombres que me gustan lustrando sus zapatos y solo esa imagen me calienta. Pienso que solo el hecho de tener que atarlos con esos cordones finos le impone al personaje una tarea en la que me gustaría verlo, prestando atención a su atuendo.

La mayoría que usa zapatos de punta cuadrada son los llamados metrosexuales, de terror, se liman las uñas, usan más cremas que yo y además de ir al gimnasio todos los días toman cama solar. Jamás podría fijarme ni por un minuto en alguien así.

Tenemos los mocasines que a mi me remiten a facho. Será que durante mi secundaria, pleno proceso militar mis amigas salían con los chicos del liceo, siempre de mocasines y pelo rapado. Un espanto, así que ni hablar.

No hubo tiempo para leer mi texto esa clase, pero él sí leyó, y me gustó también lo que escribía. El hombre de los zapatos perfectos. Llevaba su trabajo impreso siempre muy prolijo. Bastante callado, nunca me habló, pero parecía gustarle lo que yo escribía también.

Coincidimos en llegar temprano la clase siguiente y compartimos un café. Hablamos un poco de lo que estábamos escribiendo cada uno. Me cuenta que escribe un cuento de terror, le digo que a mi no me salen y que estoy escribiendo sobre los encargados de edificios y mientras estoy sacando las hojas para mostrarle algo de mi trabajo dice:

– preguntame lo que quieras saber sobre los encargados, yo trabajo de eso.

22.5.09

amante de 25 (cap final)

Volvemos al chat, esa misma noche, me pregunta cómo lavar ropa de color con lavandina, le doy mis consejos de ama de casa.

Hablamos de música, nos pasamos videos. Hablamos horas.

Seguimos en el chat. En el chat. El chat. Chat.



Yo: sabés q sos un amor vos!

Mariano: :)

Yo: en serio sos buena persona

Mariano: lo q pasa lexi es q no quiero q se mezclen los tantos a veces me cuesta y soy mas buena onda de lo q debería ser no se si me explico

Yo: creo q si

Mariano: vos también sos copada

pero no nos engañemos

Yo: q?

Mariano: hay un abismo entre nosotros dos

Yo: no me engaño, siempre lo supe

Mariano: a veces me da un poquito de lastima y no debería darme lastima, etnedes, a eso me refiero

Yo: q cosa te da lástima?

el abismo? a mi tmb me da no te preocupes...

Mariano: pero podemos ser amigos

todo bien

Yo: no quiero ser tu amiga, prefiero no hablar más

Mariano: no, no es que no quiero hablar mas con vos lexi

no soy así de forro pero no se estoy siguiendo un camino q puede confundirnos y es peor

Yo: te entiendo, te juro q te entiendo

x eso te dije q sos un amor

Mariano: gracias vos también!



Lloro. No puedo mandarlo a la mierda, porque es buena onda, un bombón. Irresistible.

Me enamoré, del pendejo sin pensar en los años que nos separan sin pensar una vez mas, en que él solo busca sexo, experiencias, lo que significa diferentes mujeres.

El buen sexo se me transforma en amor, creo siempre que la atracción y el deseo alcanzan para conectar, pero no.

Empieza a contarme que las mujeres son histéricas, que se ponen un escote y no quieren que las miren, que hay que hacerles mucho chamuyo para cogerlas, yo le digo que es verdad, que es la ley de la seducción pero según él ir a bailar es discovery channel, no ve la diferencia entre seducción e histeria, no puede. Le digo que no todas son así, ¿será por la edad? Dice que soy diferente.

A mi los hombres mayores me parecen groseros y mentirosos, ya no les creo nada.

Después de perderme en el tipeo del chat, idas y vueltas, palabras simplificadas sin entonación, después de hablar horas con una pantalla, se lee siempre lo que uno quiere leer.

El no me dice lo que quiero, habla de que nadie lo entiende, de que las chicas son tontas.

No lo escucho porque no está. Lo leo en la pantalla pero quisiera tocarlo.

Quiero que vuelva adentro mío pero habla de cosas que nada tienen que ver, entiendo que quiere con otra, aunque solo necesite amor como todos, lástima que no se da cuenta.

Solo quiero sus besos perfumados, sus manos dudosas, un rato de él que me devuelva al amor. Lo entiendo, me encariño, así de fácil. Cuando siento, me entrego, veo en sus ojos, me encuentro ahí. El no puede, no ve todavía. Para eso debe servir el tiempo que tenemos en el medio.

Marianito solo mira y no puede parar de buscar, se pierde.

La pc nos hipnotiza y nos hace creer que nos acerca, pero es la fantasía de la conexión.

Si uno de los dos no ve, no se ve nada, es solo agua que se escurre, invisible, rellenando cada pequeño orificio a su paso, fluye y sigue su curso.

Nunca más lo volví a ver.






Fin.