22.7.07

VIAJAR EN TREN

Voy en tren hacia Berlín finalmente. Hoy estuve en Fussen, una localidad cerca de Munich, desde donde parto. Allí hay un castillo, Neuschwanstein, dicen que Walt Disney lo copió para hacer el suyo de Disneyworld.
Una pesadilla Munich, fui solamente para encontrarme con Matt, un cineasta norteamericano que conocí en Praga. Anoche decidí que hoy me iba a Berlín, a la vuelta del castillo si todo salía bien, averigüé todos los horarios de trenes. Cuando llegué después al albergue había una inglesa nueva en la habitación que me invitó a salir con ella, pero tenía que hacer la mochila, pensar, organizarme, así que uso el anotador de agenda. Me hago un sándwich de atún de una lata que compré en Praga, donde me aprovisioné de casi todo porque era muy barato, filtro el aceite con una servilleta de tren para lustrar un poco mis borceguíes, el cuero se está gastando mucho. Había pensado en usar la manteca del desayuno, voy a ducharme porque a partir de las diez de la noche no hay más agua caliente. Pienso en Matt, que me hizo conocer esta ciudad, de no haber sido por él nunca lo hubiera hecho, silenciosa, ordenada, fría, quedamos en encontrarnos el sábado. Sigo haciendo mi mochila lo mejor posible, otra vez estoy sola, me hago un té de manzanilla y mandarina donde vuelco un buen trago de la petaca del Ballantines, que también compré en Praga, me relajo un poco y finalmente me duermo.
Hoy me despierto a las 6:30 sin reloj, para partir. Hago check out 6:50 y desayuno un café con leche y medio pan con manteca y mermelada tengo muchas ganas de ir al baño pero estoy muy apurada y me preparo un par de sándwichs con el resto del desayuno todo es aprovechable. A las 7:01 abre la información y voy a averiguar las indicaciones para el albergue de Berlín por si no encuentro a Bhagy, una neozelandesa que conocí en Florencia, vive en Berlín y me ofreció albergue en su casa, tengo que llamarla a ella hoy. 7:53 sale puntual el tren hacia Chloe para combinar con el de Fussen 8:48, así que corro a la terminal en metro U1 dejo mi mochila y mis sándwichs en consigna... tengo que pagar el doble porque como soy argentina acostumbrada a que nada funcione, pruebo la llave con la puerta abierta y para volver a abrir tengo que poner otra moneda.
Busco vía 30, son las 7:40, monto al tren, primera clase fumadores, hermoso, sola en una cabina, estoy nerviosa porque todavía no llamé a Bhagy y sigo con ganas de hacer caca pero en este tren no hay baño porque es de corta distancia, escucho mi walkman y trato de relajarme. 8:45 llegamos a Chloe sigo a la manada y me subo al tren de la vía de enfrente, no hay primera fumadores, me subo en segunda y trato de preguntarle en Inglés a una alemana, que evidentemente no habla Inglés, si este es el tren correcto porque ya partió y allí estoy asombrada de que todo sea tan organizado y perfecto... me siento, oigo el walkman, este sería un buen momento para ir al baño, pero se me fueron las ganas.
Desde Fussen trato de comunicarme con Bhagy en Berlín pero me contesta una máquina en alemán y no entiendo. Llamo a algunos albergues de allá y me dicen que están completos. Comienzo a desesperar.
Para llegar al castillo hay que subir una montaña se puede ir en una especie de sulky, pero es carísimo, así que elijo la saludable caminata, extenuante. Este castillo fue construido por un tal rey Ludwing segundo que murió misteriosamente, parece que se suicidó, era muy amigo de Wagner, las paredes están todas decoradas con alusiones a sus operas “Tristán e Isolda”, ”Parsival”, etc., no llegó a vivir demasiado tiempo allí, era muy solitario. Fantaseo con que el rey estuvo enamorado de Wagner, por eso se suicidó, es mas, creo que es justamente eso lo que nos quieren dar a entender con la información que brindan.
Sigo con ganas de ir al baño... La visita al castillo me toma mucho más tiempo del que yo creía, pero cuando vuelvo abajo puedo finalmente hablar con Bhagy y no solo me invita a su casa sino que además me va a buscar a la terminal de Berlín a las 0:00 hs. Después de hablar con ella se me calma un poco la ansiedad, pero tenía que viajar hoy porque usé el Eurail para ir a Fussen y si no me iba hoy me quedaba sin viajes. Vuelvo a Munich muy apurada porque mi tren a Berlín sale 17:23, mientras en el viaje de vuelta pienso en Matt, ¿dónde andará el rubio de ojos lindos?, Me hizo esperarlo casi 45 minutos debajo de una maldita llovizna. Llego a la terminal 17:10, corro para averiguar de qué vía sale mi tren y buscar mi mochila de la consigna, me espera un super tren, alucinante, mas lindo y silencioso que un avión, se llama ICE. Voy en primera, la azafata me pide el boleto dos veces, no puede creer que con el aspecto que llevo tenga un boleto de primera clase, pero es pura casualidad, ya soy mayor de edad y los mayores no pueden sacar Eurail en segunda, tengo además un camarote para mi sola. Me compro una coca, me como los sandwiches que me preparé con el desayuno esta mañana y miro el atardecer por la ventana, Ahora sí, ahora voy al baño...

2 comentarios:

Pezlampo dijo...

Gracias por la visita.

Chuc dijo...

Nächster Halt Marienplatz!