29.8.09

Querida Gaby (continuación)

Acá sigue, no protesten




Contaba que no eran celos de que él estuviera con otra, sino celos de verlo con otra. Era como que le daba miedo por ejemplo entrar al boliche donde trabajaba y verlo demasiado cerca de la piba que atendía la barra, era descubrirlo lo que le daba miedo. ¿Viste la frase “ojos que no ven corazón que no siente”? Bueno, era eso mismo, los celos de ella eran más bien miedo al dolor, a la decepción. Lo resolvió no yendo más. Si ella bailaba con otro en donde él trabajaba parece que él también le hacía escenitas y a Andrea le encantaba bailar, es lo que más le gustó siempre, bueno, así se solucionó todo y siguieron. Igual parece que no fue fácil ese año, porque este pibe estaba medio loquito también, onda que de vez en cuando se escapaba y desaparecía por unos días y Andrea se ponía loca con eso, se peleaban, se separaban y después volvían. Viste como es ella de pasional, por suerte va a una psicóloga, esa que le recomendaste vos, la lacaniana, ¿cómo se llama? No me acuerdo, pero bueno. ¿Sabés por qué te digo lo de la analista?, justo nos sentamos en un bar que está frente a su consultorio, ella me dijo, ahí en la veredita, viste. Nos quedamos un montón charlando. Andrea pidió otra cerveza y yo entonces empecé con las papas fritas. Parece que con la mina está bastante domada digamos, con la psicóloga digo. Sino derrapa, se encierra y no come, solo sale a trabajar. Le agarran esos períodos, además no estaba acostumbrada a tener novio. Andrea siempre hizo lo que quiso, pero cada vez que se enamora piensa que es para siempre y está bien, pero se enamora tan fácil ella de cualquiera que le diga un par de cosas lindas que la verdad, nadie le tenía fé a ese romance, y menos sus amigas esas con las que sale a bailar, la gastaban parece porque estaba enamoradísima. En fin, superaron esas cosas y en Diciembre él dejó el ambiente apestoso y se fue a vivir a lo de Andrea. ¿Sabés qué me olvidaba de contarte? Pasaron la noche de año nuevo juntos, en la casa de los padres de él, que tienen un departamentito por Almagro, esa noche hubo una tormenta muy fuerte, fue un bajón, dice Andrea que la madre de Ariel está medio pirucha, y se estiró la cara que da impresión.
Ahora están con lo del viaje, haciendo pasaportes, visas, Eurailpass y esas cosas que hacen los que van a Europa. Algún día quisiera ir yo con Lalo, pero bueno, ya llegará y te voy a visitar amiga. Por ahora me voy conformando con una semanita en Mar del Plata. Apenas tenga más novedades te escribo
Te mando un abrazo caluroso de verano porteño, allá debe ser todo un hielo, ¡Te quiero amiga! ¡Saludos a Ralf!
Tu amiga siempre, Paula.
PD: ¡Felices Fiestas!

25.8.09

NO PUEDO EVITAR DEJARLES ESTE REGALO EN UN DÍA TAN ESPECIAL...

23.8.09

estos borradores que ven abajo son de una novela que estoy escribiendo, se imaginarán que no la voy a publicar toda acá....

16.8.09

borrador (continuación)

El pibe la llevó a la casa de un amigo donde estaba pasando el verano y le dijo cosas copadas parece, hasta que quería ser padre para dejar de ser hijo, imaginate, murió de amor la boluda, le dijo que este año él quería enamorase. Esa misma noche le dejó la sábana recontra manchada de sangre y él le dijo que con esa sábana pintaba un cuadro, imaginate esta boluda, salió enamorada. Empezaron a salir, ella se fue de vacaciones una semana y él la fue a buscar a Retiro, y ese día de Febrero se lo pasaron cogiendo abajo del ventilador de techo, re enganchados los dos. Andrea estaba hasta las manos, le hizo una torta para el cumpleaños y la llevó al bar donde le festejaban, los amigos de Ariel dijeron que eso era amor. Siguieron saliendo, él se alquiló un ambiente en Av. de Mayo que era una pocilga con baño y ventana, ahí pintaba y daba algunas clases de pintura, seguía laburando de encargado en el boliche los jueves, viernes y sábados. Entonces Andrea empezó a ponerse un poco celosa de las alumnas de Ariel y de las chicas del boliche. Ariel tomaba merca a veces con sus amigos y eso a Andrea le pegaba un poco mal, además una vez de tan duro que estaba le hizo una escena de celos porque hablaba con un amigo gay. Igual dice Andrea que no es un adicto por lo que ve, mirá que ella sabe de adicciones, ¿te acordás cuando andaba con ese Adrián? Dice que ese sí que era adicto, solo trabajaba para comprarse un papel.
Bueno, te voy dejando por un rato, después sigo, tengo que hacerles la cena a Lalo y a los chicos, pero hay muchas cosas para contarte, te quiero amiga.
Acá estoy, imaginate que todas estas cosas que te digo Andrea no las cuenta en la reunión de lo de Renata porque la mayoría se hacen las pacatas y además la verdad es que solo podemos hablar de maridos pesados, hijos, escuelas, pañales todavía algunas. La verdad creo que yo sola la entiendo y me da mucha curiosidad saber de su vida. ¿A quién de nosotras no nos hubiera gustado bardear un poco antes de casarnos, viajar por el mundo, vivir solas? En lugar de laburar, no solo afuera sino de madres, de esposas y de amas de casa desde tan chicas. Por suerte yo tuve un par de novios antes de Lalo, pero por ejemplo, Mercedes se hace la santa madre sacrificada y está reloca. Ahora se hizo las tetas porque viste que no tenía nada, ahora dice que después de tres hijos le quedaron dos pasitas y como Leo le paga lo que a ella se le ocurre. Igual nunca está contenta con nada.
Te sigo contando de Andrea, siguieron saliendo con este Ariel y empezaron a planear un viaje a Europa porque él nunca había ido y ella si, ¿te acordás que se había ido con su amigo Lucas? el director del corto en el que lo conoció a Ariel, bueno, como ella le contaba todo el tiempo, empezaron a planear el viaje. Y claro con un proyecto le das para adelante nomás, y ya a esa edad, porque los dos tenían treinta y tres. No sabés las cosas que hizo ella para no ponerse celosa, porque viste, con el amor vienen los celos. Dejó de ir al boliche donde laburaba Ariel, a Andrea le encanta la noche, siempre fue culo inquieto. ¿Te acordás que se iba sola a bailar los viernes? Las amigas esas que salían con ella a veces se juntaban a cenar en Loyola (la casa de una tal María) fumaban cosas, comían y fisuraban viendo la tele, entonces Andrea se pintaba un poco y se iba sola al Codo. Ahí tenía unos amigos de la barra que estaban siempre. No le cobraban ni entrada ni tragos. Ni sé cómo hacía, pero bueno. Tomaba whisky con hielo. Los amigos eran de la barra brava de Velez, me acuerdo que contaba eso, qué loca esta Andre. A mi no sé, me daría impresión tomarme un whisky en la barra sola, pero a ella no, le encantaba. Después tipo seis o siete de la mañana se encontraba con Ariel en la casa de ella. Así se bancaba para no subirse al caballo de los celos.

10.8.09

borrador

Querida Gaby: No te imaginás como extraño tu presencia cerca. ¿Te acordás que hace un tiempo me preguntaste por Andrea? Bueno, estuvimos en la reunión del día del amigo con las chicas en la casa de Renata, que siempre tiene todo de punta en blanco. Ahora puso en su casa un aromatizador con perfume a coco que a cada rato larga perfume y hace un ruidito extraño. En realidad en lo de Renata, Andrea no dijo nada demasiado íntimo, viste cómo es, pero después nos fuimos juntas a tomar una cerveza, porque las chicas nada de alcohol, todo light. Me contó que estaba recopada porque conoció a un tal Ariel mientras actuaba en un corto que dirigía su amigo Lucas, ese que siempre le gustó pero que nunca pasó nada. El pibe este Ariel es encargado de un boliche que abrieron solo para la grabación del corto, pero él estaba cuidando y en la puerta, de paso hizo de extra en las escenas del baile, bailó con ella y le miraba las tetas, que como estaba indispuesta las tenía enormes. Andrea actuaba de trolita con una micromini de lurex plateada. Se miraban y entre escena y escena charlaban, parece que él le hablaba mucho y resulta que años atrás habían andado por los mismos tugurios, él exponiendo, porque es plástico y ella era actriz del under, tenían amigos en común y se gustaron. Se histeriquearon bastante y al final de la grabación ya se estaban dando besos y metiéndose manos a morir. Resulta que Andrea hacía como tres meses que no cogía porque dice que estaba harta de bardear y había dicho –hasta que no aparezca alguien que me guste de verdad no cojo más-

4.8.09

personajes

Personaje 1
Mercedes (cuarenta y seis años)
Se embarazó para irse de su casa. Se casó con su novio a los dieciocho con la panza. Tuvo tres hijos. Su marido terminó la carrera de medicina mientras ella criaba a los chicos, cocinaba y atendía la casa. Cuando sus hijos fueron más grandes estudió antropología y se recibió. Siempre quiso irse a vivir a Jujuy, con los indígenas pero no lo hizo nunca. Siempre tuvo cosas más importantes de qué ocuparse. Se hizo las tetas apenas tuvo guita. Se compraron una casa muy grande. Su hija mayor hizo lo mismo que ella, a los dieciocho se quedó embarazada y se casó con un pibe de mucha plata del cuál ya se separó. Mercedes fue abuela a los treinta y nueve. El marido la lleva de viaje a hoteles cinco estrellas pero ella siempre quiere lo que no tiene. Quiere irse a vivir al norte y hacer una fundación que se ocupe de los indígenas. No quiso festejar sus veinticinco años de casada porque decía que no tenía nada que festejar, que no era feliz. Tiene la cara muy arrugada a pesar de hacerse botox y cualquier tratamiento que exista, cosas para la celulitis, etc. Pero su deseo está en el norte. Comparte la casa con sus hijos pero se comunican por email.