1.12.11

Hombre vertiente


Ayer fuimos con mi hija a ver “Hombre vertiente”.
Me emociona siempre ver espectáculos de gente que fueron mis compañeros de teatro.
Pero este es especial, porque no es teatro que te sentás y mirás. Es teatro que puede tocarte.
Me acuerdo que Pichón era diferente en el conservatorio, capaz todos éramos diferentes pero a él se le notaba que lo que quería era otra cosa.
El primer espectáculo que ví de ellos fue UORC. Cemento 1986 o 87. Me daba miedo ir, pasaron muchas funciones hasta que me animé, y fui porque él me dejó verlo desde la cabina del DJ. A partir de ese día fui a todas las funciones siguientes. Hasta a la filmación de la película, una noche de mucho frío.
Después de tantos años volver a dejar que me toque el teatro me da mucha felicidad y compartirla con mi hija más. Una vez adentro me agarraba la mano, tenía miedo como yo en la primera función de UORC. Hombre vertiente es como meterte en el sueño de otra persona y que te despierte la lluvia en la cara, y volver a soñar. Estoy segura de que no va a olvidarse de este día. Terminamos bailando juntas mojadas entre la gente Aunque como buena adolescente le de vergüenza su madre.


2 comentarios:

El Poeta Maldito dijo...

Que madre copada debo decir. :)

Saludos.

Esteban dijo...

que lindo! excelente experiencia